4 de marzo de 2020

Tenemos que dejar de tener coches en propiedad: descubre porqué

Los coches personales están destruyendo nuestras ciudades. Descubre lo que estamos haciendo al respecto

Escrito por Cristina Rovira

Estás ahora mismo en la ciudad, de pie, mirando por la ventana de tu oficina o piso. Apuesto 20€ a que ves un coche circulando o aparcado fuera. Hay coches en todas partes, se han realizado películas basadas en ellos, escrito libros y series en los que son protagonistas o se habla de ellos. Sencillamente, los coches ¡son increíbles!. Nos han ayudado muchísimo en la evolución de nuestra sociedad, han favorecido que exploremos, que estemos más conectados y también nos han proporcionado independencia. A pesar de ello, esta visión tan positiva está cambiando y las nuevas generaciones tienen un concepto distinto y el valor que le dan al coche difiere del de las generaciones más adultas. De hecho, las generaciones pasadas siempre recuerdan cómo ahorraron y usaron sus primeros sueldos para poder adquirir un coche. Yo soy parte de esta nueva generación. Para mi, el coche es indudablemente un importante medio de transporte pero no me convence el uso que se le da y el papel que juega actualmente. He querido eliminar cualquier prejuicio y preguntarme de manera objetiva si realmente necesitamos tener un coche propio. Así que me he estado informándome sobre precio y costes, efectos que tiene sobre el medio ambiente y el espacio que ocupa. Mi conclusión: ¡los coches personales necesitan desaparecer!

Hablemos de dinero...

"El coste total aproximado de tener un coche en propiedad es de alrededor 335€ mensuales"

Para la mayoría de personas (especialmente las que pagan un alquiler en Barcelona o Madrid) el precio es un factor decisivo para tomar cualquier decisión. Cuando posees un coche, la lista de costes que le siguen son: gasolina, seguro, gastos de mantenimiento, reparaciones inesperadas, revisiones, tasas e impuestos, parking, servicios de limpieza y alguna que otra multa.... y esto ni siquiera incluye ¡el precio de compra del coche en sí! Kwik Fit realizó un estudio en profundidad y determinó que el coste medio mensual de poseer un coche es de unos 335€ (1). Este coste, por supuesto, incrementa cuanto más conduces.

En la mayoría de las grandes ciudades, la estructura urbana ha favorecido la rápida aparición de nuevos medios para desplazarse por la ciudad. Trayectos en bus y metro por unos 2,2€ y opciones más económicas como las bicis o motos compartidas. Para viajes fuera de la ciudad, un servicio como Virtuo está en los 110€ para un par de días. Imagina que tu y tu pareja o [email protected] necesitáis el coche un par de veces al mes para salir fuera de la ciudad. Basándonos en que compartiréis los gastos (algo que no está socialmente aceptado cuando se trata de usar el coche personal y tienes que asumir todos los costes), cada uno de vosotros pagaréis 55€ o 120€ por los dos trayectos al mes. ¡te dejo que hagas los cálculos!

Y ¿qué pasa con el planeta?

“Un reciente estudio determinó que respirar un aire de tan baja calidad como el actual, equivale a restar 3 años de esperanza de vida, algo superior al impacto que tiene fumar tabaco”

Pasemos al siguiente tema, el impacto de los coches en e medio ambiente. Creo (y espero) que todos estamos empezando a ser un poco más conscientes de la importancia que tiene respirar aire limpio para nuestra salud. Si no lo eres, entonces deberías saber que la contaminación del aire es el mayor factor medioambiental con riesgo de muerte en Inglaterra además de un problema que afecta a millones de personas en el mundo. (2). Un reciente estudio determinó que respirar un aire de tan baja calidad como el actual, equivale a restar 3 años de esperanza de vida, algo superior al impacto que tiene fumar tabaco (3). Y lo que es peor, con la población urbana creciendo prácticamente a diario, esta tendencia no parece que vaya a acabar.

A pesar de ello, esto no tiene porqué seguir así. El 76% de los viajes de unos 3-5 km se realizan en coche, pero podemos reducir esta cifra aprovechando la red de transporte público. Esto supondría reducir drásticamente el volumen de emisiones y mejorar la calidad del aire que respiramos. Probablemente estés pensando "uso habitualmente el transporte público y tengo un coche, así que esto no va conmigo". Reflexiona de nuevo: seguro que hay ocasiones en las que te parece que las tiendas o donde has quedado te queda lejísimos y, en un momento de pereza, te subes al coche para realizar ese corto trayecto. ¡Acaba con la tentación!

¿Qué efectos tiene en mi vida social?

“Si piensas en la mayor parte de los lugares sociales en nuestra sociedad, pensarás en parques, plazas y zonas peatonales.... todas ellas zonas libres de coches"

Cuando nos referimos a espacio, hay un par de estadísticas que realmente me han hecho pensar. La primera es que un coche se deprecia y devalúa durante el 96% de su vida útil(4). La segunda, que el 50% del espacio público está destinado a calles y carreteras (5). JH Crawford sostiene un argumento importante y lógico. Si piensas en la mayor parte de los lugares sociales en nuestra sociedad, pensarás en parques, plazas y zonas peatonales... todas ellas zonas libres de coches. Si eliminamos los coches de las calles, podemos reducir la necesidad de asfalto e incrementar la de áreas verdes en las que los niños puedan jugar y los adultos socializarse.

Pero, ¿se está haciendo algo?

“Si queremos que la gente cambie a una manera más sostenible de desplazarse, necesitamos no solo ofrecerles alternativas de transporte, sino también opciones viables para viajes fuera de la ciudad"

Llegados a este punto parece bastante convincente que los coches personas han de desaparecer. Las buenas noticias es que estamos en el proceso de conseguirlo, los hábitos están cambiando y se están implementando normas y sistemas nuevos. Aún así, queda mucho por hacer. Muchas normativas están planificadas para ser efectivas en 2040, esto es genial, pero necesitamos ir realizando cambios y tomar decisiones desde ya mismo. Actualmente, esto sería como prometer que el año que viene empezarás a ir al gimnasio; la intención está pero no las acciones adecuadas. Así que si queremos que la gente cambie a una manera más sostenible de desplazarse, necesitamos no solo ofrecerles alternativas de transporte, sino también opciones viables para viajes fuera de la ciudad

Y esto es lo que hacemos nosotros....

“Te ofrecemos la flexibilidad y confort de un coche propio pero sin todas las desventajas que éste implica”

En absoluto negamos que el coche es un gran invento. Pero en el momento que se desarrolló nunca nadie imaginó que se fuera a adoptar de manera masiva y se pensaron en las consecuencias que ésto ha conllevado. Nos encontramos en un punto en el que hemos ido más allá, hemos cruzado la línea y tenemos que reconsiderar la forma en la que usamos el coche y si los coches personales son necesarios para nuestro futuro. Aquí es donde entra Virtuo. Te ofrecemos la flexibilidad y confort de un coche propio pero sin todas las desventajas que éste implica. Tenemos coches que se revisan y limpian profesionalmente para proporcionarte una experiencia que va mucho más allá de tener un coche propio. Cubriendo este espacio queremos ayudar a mejorar el mundo. Únete a nuestra misión y súbete a un Virtuo.